print-logo
Navigation

La Iniciativa Plástico Reciclado de Frosch El circuito perfecto

1. Soy una botella

Cada año se recogen en Alemania aprox. 120.000 toneladas de envases de PET usados del contenedor amarillo. Pero la mayoría de las veces, estos se aprovechan térmicamente, es decir se incineran, en lugar de reciclarse. ¡Eso es precisamente lo que queremos cambiar! Werner & Mertz, con su marca Frosch, encarna desde siempre la protección del medio ambiente y la sostenibilidad: su Iniciativa Plástico Reciclado apuesta por un reciclaje eficaz de residuos de envases procedentes del contenedor amarillo con el objetivo de crear un circuito técnico cerrado: ¡de la botella Frosch se va a obtener ahora una botella Frosch de nuevo!

DE EN Calidad: normal

2. Fui una botella

Ya hace tiempo que las botellas de PET Frosch se obtienen de un 100 % de material reciclado. Gracias a la Iniciativa Plástico Reciclado, éste ya no sólo procede de botellas con depósito PET, sino que cada vez más se obtienen a partir de envases PET del contenedor amarillo. La Iniciativa Plástico Reciclado de Werner & Mertz se fundamenta en un auténtico principio de circuito con el objetivo de prescindir de crudo en la producción de envases de plástico y, en su lugar, someter a un tratamiento de gran calidad al material reciclable a partir de una fuente hasta ahora no utilizada.

3. Seré una botella

En realidad, ya existe la tecnología necesaria para un reciclaje optimizado. El proceso se desarrolló en el marco de la Iniciativa Plástico Reciclado, una cooperación hasta el momento única entre socios de diferentes sectores que aglutinan conocimientos técnicos en beneficio de una economía circular sostenible. Por ejemplo, la empresa Uni-Sensorsysteme, quien mediante espectroscopia láser de gran velocidad, garantiza la clasificación refinada para copos de PET procedentes del contenedor amarillo. O la compañía ALPLA, que fabrica nuevas botellas de PET del material reciclado obtenido con este proceso.

Cuantas más empresas utilicen el material obtenido a partir del contenedor amarillo para fabricar sus envases, más rentable será el proceso. De hecho, ya se ha constatado su éxito. Más de tres millones de botellas de productos de limpieza FROSCH con un porcentaje de un 20 % procedente del contenedor amarillo se han incorporado con éxito al comercio.

En la siguiente página hallará información detallada referente a la Iniciativa Plástico Reciclado.

La Iniciativa Plástico Reciclado de Werner & Mertz apuesta por una mayor sostenibilidad en la gestión de residuos. Lo que queremos decir es que la orientación ecológica de los detergentes y productos de limpieza no puede basarse únicamente en las materias primas y fórmulas. Es importante que también se tengan en cuenta los conceptos de envase a la hora de evaluar los productos bajo criterios ecológicos. Por eso, la Iniciativa Plástico Reciclado apuesta por un mejor reciclaje de los residuos PET del contenedor amarillo. Y es que una gran parte de estos residuos de envases siguen sin reciclarse adecuadamente. En su lugar, ésta va a parar a las incineradoras municipales como combustible auxiliar. Así, se despilfarra el petróleo, aún siendo una valiosa materia prima limitada, y se contamina el medio ambiente innecesariamente con emisiones de CO2.

DE EN Calidad: normal

Ahorrar materias primas y proteger el clima

Aprovechando el PET reciclado, se pueden ahorrar muchos miles de litros de crudo. Además, tratar PET usado y procesarlo requiere mucha menos energía que crear nuevo plástico. Las botellas de PET de Frosch son de material reciclado al 100 %. Un 20 % del mismo procede del contenedor amarillo. No obstante, se podría sacar aún mayor partido de esta fuente: 1,2 millones de toneladas de plástico van a parar anualmente al contenedor amarillo, de los cuales aproximadamente un 10 por ciento son residuos de PET. De aquí, 50.000 toneladas de los mismos se procesan mecánicamente para convertirlos sobre todo en tejidos de baja calidad, mientras que otras 70.000 toneladas se aprovechan como Combustible Sólido Recuperado. Con unas consecuencias de gran alcance para el medio ambiente: el material se pierde irrecuperablemente para la economía circular; se generan elevados niveles de emisión y aumenta el porcentaje de dióxido de carbono en el aire. ¡Esto es precisamente lo que queremos cambiar con la Iniciativa Plástico Reciclado!

El contenedor amarillo como fuente de materias primas

Para poder aprovechar de forma efectiva el contenedor amarillo como inmensa fuente de material reciclable, hay que utilizar nuevas tecnologías de separación: ya que el funcionamiento del clásico reciclaje (downcycling) en un principio es el siguiente: los residuos de plástico del contenedor amarillo se recogen, se limpian, se clasifican de forma general y se procesan para generar "copos". Entonces, estos pueden ser utilizados para producir nuevos productos de PET. Pero hay un pequeño problema: para, por ejemplo, poder fabricar botellas de PET de un tipo y un color específico, esta forma de reciclaje no es suficiente. Para lograrlo, los residuos deben pasar por una fase de clasificación y de limpieza mucho más exhaustiva. La buena noticia es que ya existen las tecnologías para ello. En este punto, comienza el "upcycling". Es la parte del proceso de reciclaje que Werner & Mertz denomina "ecoefectividad". Y es que ahora los copos de PET se clasifican con ayuda de espectroscopia láser ultramoderna de tal manera que se obtiene un granulado de PET de gran calidad, del cual se logran piezas brutas para nuevas botellas de PET transparentes. Esta innovadora tecnología permite sustituir íntegramente el uso de PET nuevo a partir de petróleo natural (material virgen) para los envases, cerrando así el círculo.

Los objetivos de la Iniciativa Plástico Reciclado

1. En general, una mayor proporción de PET reciclado en botellas PET (fuera de la industria de bebidas).

2. Concretamente, una mayor proporción de reciclado de PET del sistema de recogida del contenedor amarillo.

3. Uso de tecnologías de separación, novedosas y más eficientes, para un reciclaje de calidad de PET del contenedor amarillo hasta aplicaciones de uso alimentario (p. ej. para envases de ketchup, etc.). Para ello, un equipo de proyecto de Werner & Mertz colabora con Der Grüne Punkt – Duales System Deutschland, ALPLA Werke Alwin Lehner GmbH & Co KG y Unisensor Sensorsysteme GmbH.

4. Desarrollo de una solución para etiquetas apta para el circuito.

5. Creación de una cadena de abastecimiento eficiente que garantice una calidad homogénea de RPET y un abastecimiento continuo de este material reciclable.

6. El uso de desechos de envases procedentes del contenedor amarillo como fuente importante para RHDPE.

Perspectiva

Para la mayoría de los productores, lamentablemente la regla aún sigue siendo fabricar nuevas botellas de PET con aceite crudo. En Werner & Mertz queremos aumentar el porcentaje de plástico reciclado procedente del contenedor amarillo para fabricar botellas de PET nuevas, sacando así un mayor partido al potencial que ofrecen 1,2 millones de toneladas de residuos de plástico del contenedor amarillo. No sólo las botellas de PET, también las bandejas de PET (p. ej. tarrinas, bandejas para frutas y verduras) procedentes del contenedor amarillo se pueden utilizar para fabricar un material RPET como base que conserva los recursos naturales para envases transparentes y, por lo tanto, se pueden reintegrar al circuito técnico.

Werner & Mertz se ha comprometido con el denominado principio Cradle to Cradle®. Este principio prevé el retorno de todos los componentes de un producto en circuitos cerrados técnicos o biológicos e implica la aptitud de circuito de cada uno de los componentes de un envase. Estamos trabajando para sustituir las sustancias críticas de las tintas en los tapones por otras inocuas e incorporar la solución de etiquetado en un auténtico circuito. Y es que un copo de plástico sólo posee valor para el proceso de reciclaje si tanto el pegamento como todo el material de la etiqueta se puede lavar íntegramente.

Así mismo, en colaboración con DSD (Duales System Deutschland) y el departamento de desarrollo de ALPLA pudimos identificar un plástico reciclado HDPE que se puede emplear para fabricar botellas y bidones. Los plásticos reciclados HDPE ya se utilizan en los envases green care PROFESSIONAL del segmento de grandes consumidores de Werner & Mertz, con un porcentaje de incluso un 30 %. Con el material procedente del contenedor amarillo, que DSD facilita, se pueden fabricar botellas HDPE con un porcentaje de plástico reciclado claramente superior.

Otros proyectos:

  • Desarrollo de un material de película manifiestamente sostenible y reciclable para bolsas stand-up
  • Diseño de sistemas de tintas de impresión sostenibles para etiquetas y películas

zurück vor
Goto Top
Deutsch English русский Español Français
Distinguido con el Premio alemán
a la sostenibilidad