print-logo
Navigation

Iniciativa Plástico Reciclado

La Iniciativa Plástico Reciclado apuesta por una mayor sostenibilidad en la gestión de residuos. Los socios cooperadores Werner & Mertz y NABU (Naturschutzbund Deutschland e.V.) se muestran totalmente de acuerdo: la orientación ecológica de los detergentes y productos de limpieza no puede basarse únicamente en las materias primas y fórmulas. Es importante que también se tengan en cuenta los conceptos de envase a la hora de evaluar los productos bajo criterios ecológicos. La Iniciativa Plástico Reciclado apuesta por un mejor reciclaje de los residuos PET del contenedor amarillo (PET = polietileno tereftalato). La mayoría de los envases de plástico usados aún se sigue desechando de forma inadecuada con este contenedor. Tras su recogida en el mismo, entre otros suelen terminar siendo un combustible auxiliar en las incineradoras municipales. Así, se despilfarra el petróleo como valiosa materia prima limitada y además se contamina el clima con emisiones de CO2.

Una solución ecológica clara como el cristal:
las botellas de PET de Frosch están compuestas en un 80 por ciento de residuos de PET reciclados.

Ahorrar materias primas y proteger el clima

Aprovechando el PET reciclado, podrían ahorrarse miles de litros de aceite crudo. Además, tratar PET usado y procesarlo requiere mucha menos energía que crear nuevo plástico. Las botellas de PET de Frosch y Froggy son de material reciclado en un 80 por ciento. Y el 20 por ciento de las mismas proviene del contenedor amarillo. Por tanto, nos vamos acercando a grandes pasos a nuestro objetivo.

Estas son las ventajas de reutilizar PET: conservación de los recursos naturales, un menor consumo energético y una reducción de las emisiones, y es que un solo gramo reciclado de PET equivale a un ahorro de tres gramos de CO2, ¡liberados tan solo durante su combustión!

El contenedor amarillo como fuente de materias primas

El PET reciclado utilizado para nuestras botellas de plástico de Frosch y Froggy de momento aún sigue proviniendo de la industria de bebidas. Para poder aprovechar de forma efectiva el contenedor amarillo como inmensa fuente de materias primas secundarias, hay que utilizar nuevas tecnologías de separación, ya que el funcionamiento del clásico reciclaje (downcycling) en un principio es el siguiente: los residuos de plástico del contenedor amarillo se recogen, se limpian, se clasifican de forma general y se procesan para generar "copos". Entonces, estos pueden ser utilizados para producir nuevos productos de PET. Pero hay un pequeño problema: para, por ejemplo, poder fabricar botellas de PET de un tipo y un color específico, esta forma de reciclaje no es suficiente. Para lograrlo, los residuos deben pasar por una fase de clasificación y de limpieza mucho más exhaustiva. La buena noticia es que ya existen las tecnologías para ello. En este punto, comienza el "upcycling". Es la parte del proceso de reciclaje que Werner & Mertz denomina "ecoefectividad". Y es que ahora es cuando los copos de PET vuelven a ser filtrados y limpiados con las tecnologías de última generación. El resultado es un granulado de PET de gran calidad, del que se generan las piezas brutas para las nuevas botellas de PET. Y aquí se cierra el círculo.

Los objetivos de la Iniciativa Plástico Reciclado

1. En general, una mayor proporción de PET reciclado en botellas PET (fuera de la industria de bebidas).
2. Concretamente, una mayor proporción de reciclado de PET del sistema de recogida del contenedor amarillo.
3. Uso de tecnologías de separación, novedosas y más eficientes, para un reciclaje de calidad de PET del contenedor amarillo hasta aplicaciones de uso alimentario (p. ej. para envases de ketchup, etc.). Para ello, un equipo de proyecto de Werner & Mertz colabora con Der Grüne Punkt – Duales System Deutschland, ALPLA Werke Alwin Lehner GmbH & Co KG y Unisensor Sensorsysteme GmbH.

Los socios de la Iniciativa Plástico Reciclado.

Perspectiva

Para la mayoría de los productores, lamentablemente la regla aún sigue siendo fabricar nuevas botellas de PET con aceite crudo. Sin embargo, el petróleo es un recurso natural valioso. Las reservas no son ilimitadas. En lugar de malgastarlas, sería mejor reutilizar las grandes cantidades de plástico viejo que ya han sido producidas. En Werner & Mertz consideramos que esto es primordial y apostamos totalmente por las alternativas innovadoras y sostenibles. Nuestro objetivo es ofrecer envases fabricados al 100% con materiales reciclados. En las botellas de PET de nuestra marca Froggy, la proporción de material reciclado ya es del 80%. Y el 20% de las mismas proviene del contenedor amarillo. Pero no nos conformamos con esto: queremos sacar mejor partido del potencial que albergan las 1, 5 millones de toneladas de residuos de plástico del contenedor amarillo. Y es que de cara al futuro también deseamos reciclar los materiales que hasta ahora no han podido tenerse en cuenta. Por ejemplo, las tapas de las botellas de PET. Estas son de otro material. Con nuestra Iniciativa Plástico Reciclado pretendemos avanzar en este desarrollo. Apoyamos que las nuevas tecnologías se utilicen más y que otras empresas del sector de los detergentes y de los productos de limpieza se decanten por nuestro procedimiento de reciclaje de gran calidad. Así, pronto podríamos convertir el envasado del futuro en un estándar. Puede que también en el sector cosmético y en la industria alimentaria. Nosotros trabajamos duro para conseguirlo.

zurück vor
Goto Top

Componentes de envase

Para incrementar la proporción de envases respetuosos con el medio ambiente e impulsar soluciones sostenibles, Werner & Mertz aplica un sistema de evaluación de desarrollo propio para componentes de envase.

Deutsch English русский Español Français
Distinguido con el Premio alemán
a la sostenibilidad